IAD

Somos el Instituto de Automovilismo Deportivo: IAD. Y el automovilismo es nuestra PASIÓN.
El IAD surge de la necesidad de acercar, integrar y profesionalizar los conocimientos teóricos-prácticos dentro del campo del automovilismo deportivo.

Nuevos Cursos

Image Alt

IAD

  /  Blogs   /  Un verdadero artista del automovilismo. #MAQUETAS #IAD #TCMAQUETAS
Maquetas TC

Un verdadero artista del automovilismo. #MAQUETAS #IAD #TCMAQUETAS

“Solo entiende mi locura, quien comparte mi pasión”, reza una conocida frase y es quizás con la que se siente identificado Juan Manuel Pascual. Un fanático del Turismo Carretera, alumno de IAD (Instituto de Automovilismo Deportivo) que desde chico seguía las carreras de la máxima y tenía un sueño, como muchos nos planteamos.

Anhelaba poder construir, el mismo auto de competición que veía todos los fines de semana por televisión, en escala y tenerlo bien cerca en su mesita de luz como una especie de compañía todas las noches. Vaya si no es pasión eso, hasta la podemos comparar con la misma sensación que tiene un piloto de automovilismo todos los fines de semana cuando se sube a un auto y se ajusta los cinturones.

Juan Manuel tiene 34 años y hace más de 15 años que se dedica a realizar réplicas de autos de Turismo Carretera. Primeramente, comenzó modificando unos “autitos” viejos de TC marca “Galgo”, ya que no encontraba en el mercado un producto accesible o de su interés. Con masilla los trabajaba, les realizaba los alerones, trompas modernas y después los pintaba, como es el caso del recordado Ford azul y blanco de Henry Martin, la hermosa Chevy gris de Juan María Traverso, la Dodge con la que Ernesto “Tito” Bessone lograra su campeonato en la máxima y el Torino rojo con el que fuera subcampeón el Pato Di Palma, refiriéndonos al año 2003.

Con el paso del tiempo, el talento y la pasión de Juan iban de la mano, su ambición de crecer y progresar era cada vez mayor, debido a que comenzó a fabricar autos en escala 1/10 de medio metro de largo y con un gran nivel de detalle y exactitud, como por ejemplo el Ford del Gurí Martínez del año 2006 o el Ford Falcon con el que el “Flaco” Juan María Traverso logró su último campeonato en el TC, allá por el año 1999. Podemos decir que estos autos rozan con la realidad concreta, ya que la estructura del chasis y la jaula están hechos con varillas de bronce soldadas con estaño, y tienen suspensión, dirección, discos de frenos y mordazas. Un verdadero artista del automovilismo que con mucha creatividad dejaba en claro su hobbie y pasión.

El amor por los fierros era evidente en todo aspecto, tal es así que Juan construyó un Dodge 1500, tamaño 1/1 en solamente seis meses frente a su casa, con el cual compitió en el TC 2000 Platense y el Turismo Zonal Tierra, logrando en ésta última divisional el segundo lugar del torneo en el año 2016.

Actualmente, Juan intenta involucrarse en el terreno comercial, pero sin descuidar la calidad de lo artesanal, buscando fabricar maquetas de autos de TC en escala 1/24 de 20 cm. de largo, de resina, con alta calidad de detalles y precios accesibles para que todo fanático de la categoría más importante del automovilismo argentino cuenten con el coche idéntico y hasta la mínima perfección de aspectos con el que su ídolo participa en el Turismo Carretera.

Si bien Pascual tiene interesantes proyectos pensando en el futuro, nuevas estéticas, diseños y autos más grandes, se ve condicionado por el costo y valor del producto, no obstante esto no es un condicionante para su crecimiento como artesano.
Actualmente, se apoya en el avance digital e incorpora nuevas tecnologías a su producción como es la impresión 3D, permitiéndole materializar en poco tiempo lo que pase por su imaginación creativa. Juan, utiliza las nuevas tecnologías como herramientas fundamentales para potenciar sus réplicas y enriquecer su objetivo, ya que ha conseguido con mucha perfección elaborar el chasis completo con motor e interiores de un TC.

Así vive y conjuga amor y talento alguien que lleva inmersa la pasión por este hermoso deporte como es Juan Manuel Pascual, quien desde su humilde lugar un día se le presentó un deseo, se propuso hacerlo realidad, y a base de esfuerzo, sacrificio y destrezas logró convertirse en un verdadero artista del automovilismo, algo totalmente admirable y digno de reconocer, sin embargo solo entenderá su locura, quien comparte esta pasión que muchos llevamos.
por Franco Peretti

OTRO MATERIAL RELACIONADO

Guía de Autódromos Argentinos